La leyenda de la Casa de las Siete Chimeneas

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Casa de las Siete ChimeneasHay en Madrid un edificio histórico llamado la Casa de las Siete Chimeneas que encierra una vieja leyenda conocida en la ciudad desde el siglo XVI y que habla de un crimen y un fantasma.

Cuenta la leyenda que esta casa se construyó para servir de morada a la hija de un montero de Felipe II, de quien se dice que fue amante en secreto. La joven se llamaba Elena y poseía una extraordinaria belleza que cautivó al hijo de Carlos I cuando aún era príncipe.

Hoy la Casa de las Siete Chimeneas está en el barrio de Chueca, asomando a la Plaza del Rey, a pocos pasos de la Gran Vía. La reconocerás porque en la parte superior destacan siete chimeneas cilíndricas dispuestas en línea, del mismo color del ladrillo rojo que la fachada. A su entrada hay, además, cuatro columnas exentas, es decir, que no sostienen nada. Pero en el siglo XVI era una casa de campo rodeada de huertas y jardines en el límite de la ciudad.

Casa de las Siete Chimeneas
Vista de las Chimeneas

Muerte en la Casa de las Siete Chimeneas

El caso es que la joven Elena, que carecía de la nobleza necesaria para emparentar con la realeza, se casó con un capitán del ejército del rey llamado Zapata. Poco después del enlace Zapata tuvo que partir a la guerra en Flandes contra las tropas francesas, donde participó en la famosa batalla de San Quintín.

El capitán murió en combate y la joven viuda quedó desolada por la tristeza. Apenas comía ni dormía y su aspecto se deterioró considerablemente entre lágrimas y lamentos. Finalmente murió de pena, pero algunos afirmaron que antes del fatal desenlace dio a luz a una niña de la que no se supo nada.

El asunto se complicó cuando los sirvientes afirmaron que en realidad Elena no había muerto de pena sino asesinada, porque habían descubierto en su cuerpo varias marcas de cuchillos. Por eso empezaron a circular rumores que relacionaban la muerte de la joven con el rey, que había sido su amante y tal vez trataba de ocultar una relación de la que había nacida una supuesta hija por evitar futuros problemas sucesorios.

Casa de las Siete Chimeneas
Columnas junto a la fachada

Pero a quien se acusó formalmente del crimen fue al padre de Elena, quien fue interrogado formalmente. Poco después el cuerpo sin vida del padre apareció colgando de una cuerda sujeta a las vigas de la Casa de las Siete Chimeneas.

Las autoridades ordenaron entonces investigar más a fondo la muerte de Elena, pero el cadáver ya había desaparecido. Nadie sabía dónde podía estar y se pensó que quizá fue ocultado en las paredes del edificio o enterrada en sus jardines. Una búsqueda exhaustiva por la propiedad fue infructuosa y finalmente el cuerpo se dio por desaparecido.

Un fantasma en la Casa de las Siete Chimeneas

Años más tarde, cuando el revuelo por los crímenes había cesado, un hombre afirmó haber visto por la noche una figura deslizándose sobre el tejado entre las chimeneas de la casa. Se trataba de una mujer vestida de blanco que llevaba una antorcha en una mano y que con la otra señalaba hacia el Alcázar, morada del rey Felipe. Esta aparición se confirmó posteriormente por otros que pasaron por allí durante los meses posteriores.

¿De quién se trataba? Para unos la figura era nada menos que el fantasma de Elena, que reclamaba justicia y acusaba al rey de su muerte y de la desaparición de su cadáver. Otros dijeron que en realidad era la hija de Elena, nacida poco antes de la muerte de su madre y que fue criada como huérfana a pesar de que su verdadero padre era el propio Felipe II. Pero quizá por el morbo de la historia, la opción que se impuso fue la del fantasma.

En años y siglos posteriores la Casa de las Siete Chimeneas ha tenido diferentes dueños y ocupantes. Uno de ellos fue el marqués de Esquilache, ministro de Carlos III en el siglo XVIII, que al prohibir a la ciudadanía llevar capa larga y sombrero de ala ancha provocó el famoso motín de Esquilache, que acabó con el asalto de la Casa de las Siete Chimeneas por una turba enfervorecida.

Casa de las Siete Chimeneas
Plaza del Rey

Novedades en la Casa de las Siete Chimeneas

A pesar de éste y de otros acontecimientos históricos que se sucedieron en torno a la casa, la leyenda del fantasma continuó viva y en ocasiones aparecieron nuevos datos que la alimentaron. Cuando a finales del siglo XIX el Banco de Castilla decidió instalarse en el edificio, se llevó a cabo una reforma para adecuarlo al nuevo uso. Durante las obras se encontró el esqueleto de una mujer enterrado bajo el suelo, y a su lado varias monedas de oro de los tiempos de Felipe II, lo que reavivó la leyenda del fantasma de Elena y las sospechas sobre el rey.

Según la tradición, las siete chimeneas representan los siete pecados capitales, pero sobre esto no hemos encontrado base histórica. Lo que sí sabemos es que hoy el edificio es Monumento Histórico Artístico y alberga las dependencias del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

La Casa de las Siete Chimeneas está en la calle Infantas, 31, junto a la plaza del Rey, en el Barrio de Chueca.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Ebook_Mirador_Madrid

UN REGALO DE BIENVENIDA

Suscríbete y accede totalmente GRATIS a:

  • Mi ebook: "37 planes únicos que te enamorarán de Madrid."
  • Guías, Mapas y otros materiales que te resultarán útiles.
  • Recibe los nuevos contenidos sobre Madrid en tu email.
Booking.com