El asesinato de Juan de Escobedo en la calle de la Almudena

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El asesinato de Juan de EscobedoUno de los crímenes más famosos cometidos en Madrid fue el asesinato de Juan de Escobedo, secretario de Juan de Austria. Corría el año 1578 y en su confusa trama estuvo implicado el propio rey Felipe II.

Ocurrió en la calle de la Almudena, muy cerca del Alcázar donde residía el monarca. Los criminales lograron escapar y once años más tarde el llamado Rey Prudente reconoció haber dado su consentimiento.

Una placa en una fachada, haciendo esquina con la calle Mayor, recuerda el acontecimiento. A pocos metros, otra placa indica dónde estuvieron las casas de la princesa de Éboli, implicada en la trama criminal.

La emboscada

Eran las nueve de la noche del 31 de marzo de 1578, lunes de Pascua. Escobedo acababa de salir de la casa de Ana de Mendoza, princesa de Éboli, donde había pasado un largo rato. El secretario de Juan de Austria montaba a caballo acompañado de dos criados y un paje con antorchas.

El asesinato de Juan de Escobedo
Calle de la Almudena

Al doblar la esquina, un grupo de seis facinerosos lo esperaba entre las sombras. Cuando estuvo cerca, lo atacaron sin darle tiempo a defenderse. En la refriega, uno de ellos le asestó una estocada que lo atravesó de parte a parte. Escobedo cayó de su montura al suelo y se desangró hasta morir, sin tiempo, como decían entonces, para confesarse.

Las crónicas dicen que hubo testigos. Pero no fueron capaces de reconocer a los agresores, que huyeron a toda velocidad. En el suelo, fruto de la refriega, se dejaron un arcabuz, un puñal y dos capas.

En el momento del crimen, Felipe II estaba en San Lorenzo de El Escorial. Allí se enteró de la noticia, como de nuevas. Pero para él la noticia no era que alguien quisiera matar al que había sido su Secretario de Hacienda. Para él se trataba de la confirmación de que el plan urdido, por fin, había dado resultado.

Un crimen consentido por el rey

El año siguiente, Antonio Pérez, Secretario de Estado, fue detenido acusado del crimen. La misma noche se apresó a la princesa de Éboli, por complicidad en la conspiración. Entonces se supo que ya habían tratado de eliminar a Escobedo otras tres veces por envenenamiento. Ninguna de ellas pasó de provocar un dolor de estómago a la víctima. Pero una criada de su casa acabó siendo ejecutada acusada de intento de asesinato.

En 1589 el rey admitiría que conocía los planes para el asesinato de Juan de Escobedo. Y también que dio su consentimiento. Lo hacía en el proceso para juzgar al secretario Antonio Pérez, verdadero instigador del crimen. Deseaba aclarar el monarca si las causas para matar a Escobedo fueron bastantes o no para justificar el consentimiento.

El asesinato de Juan de Escobedo
Placa en la calle

Fue Antonio Pérez quien convenció al rey de la necesidad de eliminar a Escobedo, secretario por entonces de Juan de Austria. Don Juan, medio hermano de Felipe, estaba en Flandes, donde era gobernador. Según Pérez, sus planes eran invadir Inglaterra para aupar al trono a la escocesa María Estuardo y casarse con ella. Después volvería a España y derrocaría al gobierno y al propio rey.

Para realizar estos planes, Juan de Austria necesitaba a Escobedo, que le servía de enlace. Escobedo estaba al tanto de los viajes de su superior, no autorizados por el rey, y de las conversaciones secretas que mantenía con otros reyes europeos. El asesinato de Juan de Escobedo truncaría los planes de Juan de Austria y serviría para salvar las posesiones de Felipe.

Los verdaderos motivos del asesinato de Juan de Escobedo

Los seis facinerosos que atacaron a Escobedo lograron huir a Aragón. Además, obtuvieron algunos beneficios negociados previamente con Antonio Pérez y refrendados por el rey. Hay que recordar que Aragón y Castilla, aun teniendo el mismo rey, eran reinos independientes. Cruzar la frontera significaba entrar en una jurisdicción distinta.

El motivo para el asesinato de Juan de Escobedo, la presunta deslealtad de Juan de Austria y su secretario, sirvió de excusa para el consentimiento del rey. Ahora bien, pudo haber otros motivos ocultos que llevaron a Antonio Pérez y Ana de Mendoza a engañar al monarca para convencerlo.

Entre esos motivos posibles, está la necesidad de ocultar que el Secretario de Estado aceptaba sobornos, cosa que Escobedo conocía. También conocía la relación clandestina de Pérez y la princesa de Éboli, que ambos querían ocultar al rey. Otro motivo, quizá más probable, era que Escobedo sabía que Pérez engañaba al rey sobre los planes de don Juan.

El asesinato de Juan de Escobedo
La princesa de Éboli

El destino de Juan de Austria

Por cierto, que los planes de don Juan no se llevaron a cabo. El medio hermano de Felipe murió en septiembre del mismo año de unas fiebres. No pocos sospecharían de un envenenamiento, aunque esto es sólo una suposición. La versión oficial, quizá cierta, habla de una enfermedad que se agravó en septiembre de 1578. Sus restos se enterraron en el Monasterio de El Escorial, por orden de Felipe.

Tras el proceso se supo que la supuesta deslealtad de Juan de Austria era falsa. El medio hermano de Felipe había sido un bravo defensor de la corona en el Mediterráneo durante años. Suyo era el mando de la Armada cuando se ganó la batalla de Lepanto frente al enemigo turco. Si Felipe lo nombró gobernador de Flandes fue precisamente por los servicios prestados.

En los Países Bajos, don Juan trató de pacificar el territorio y acabar con una guerra que desangraba a España. Lo consiguió sólo en parte, pero no dejó de intentarlo. Quiso intentar la invasión de Inglaterra, convenida con Felipe, que no llegó a efectuar. Pero en sus planes no estaba el derrocamiento de su hermano.

El asesinato de Juan de Escobedo ha dado mucho que hablar a lo largo del tiempo. Si en el lugar del crimen conservamos una placa que lo recuerda cuatro siglos después, no han sido pocos los libros, películas o pinturas que han contado la historia.

Sobre el asesinato de Juan de Escobedo

El cuadro que abre estas líneas se llama Muerte de Juan Escobedo. Cedido por el Museo del Prado al Museo de Málaga, fue pintado por Lorenzo Vallés hacia 1879. En él vemos a Escobedo en el momento en que va a ser atacado por sus agresores. Va a pie y no a caballo, como dicen la crónicas, y un embozado señala disimuladamente hacia la víctima.

Muchos son los libros que han hablado sobre el asesinato de Juan de Escobedo. Especialmente biografías sobre Antonio Pérez o Felipe II, como El rey Imprudente, de Geoffrey Parker. Algunas novelas también han querido recrear el crimen y la trama que lo motivó. Los libros sobre la princesa de Éboli no están completos si no hablan de su participación y de su prisión posterior.

También el cine y la televisión han hablado de este suceso. La conjura de El Escorial parte del asesinato de Juan de Escobedo y cuenta la investigación posterior. En la miniserie de dos capítulos La princesa de Éboli, el papel de Ana de Mendoza lo interpreta Belén Rueda, Pérez es Hugo Silva y Escobedo es Roberto Enríquez.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Ebook_Mirador_Madrid

UN REGALO DE BIENVENIDA

Suscríbete y accede totalmente GRATIS a:

  • Mi ebook: "37 planes únicos que te enamorarán de Madrid."
  • Guías, Mapas y otros materiales que te resultarán útiles.
  • Recibe los nuevos contenidos sobre Madrid en tu email.
Booking.com